Suavemente verde. Fieramente blanco.

1459852_10201020844671746_1271729037_n

Caricias verdes rendidas al dulce y húmedo abrazo de una piel extendida.
Inmóvil en apariencia. En silencio.
Más allá una hoja se mece, una burbuja emerge de un pez rojo abisal.
Más allá, nada importa, nada acontece:
El verso se versa verde.