Está hueco, no está vacío. No está roto, está cosido. Está aguardando, no está perdido. No está solo, está dormido. Solo está amontonado, guardando un tesoro en el olvido.

Un guisante concentrado, una pipa de alegría, consejos de soja, cosquillas de amapola. Una lenteja ansiosa que pregunta a un garbanzo preocupado.

No hay cuidado! Las semillas brotan sin remedio. La luz entra por las rendijas. Las lagartijas acompañan en las piedras al que espera.

Ni un segundo más no vale la pena. Tu gran minuto de gloria se acerca. 1, 2 y 3 comienza. La gran carrera.

Porcelana: Antonia Palau