Los árboles hablan en una lluvia de golpes sordos,
en un latido de anillos concéntricos, deshaciéndose en serrín .
Dejando húmedas huellas en el camino,
mensajes de agua para ti.

Tomo tu madera, tu alma de estrella
y riego los brotes nuevos en el jardín.
Tu arteria viva, la melodía de hojas tostadas en el tiempo,
pisadas en el viento.

Son. Son.
Gotas que repican en tu puerta para que vuelvas a sentir.

Son. Son.
Hermanos olvidados cantando en morse para vivir.

Nada está nunca del todo perdido.
Todo está siempre nadando en el aire soplando serrín.

Silencio

 

 

Trasplantes