Por tierra, mar y aire
aprendiendo principios de mecánica simple,
movimientos singulares.
 
Escalar una montaña como un caracol.
Excavar un túnel sin desesperar.
Respirar bajo el agua sin perder el aliento.
Chapotear de alegría como un boquerón.
 
Cruzar los vientos sabiendo que por mar,
por tierra y  por aire eres,
la roca y el agua, la gasolina y el motor.
La curiosidad que arranca cm a cm la piel
para llegar al centro de la vida sin escalas.