Una forma de ver la realidad,
de dibujar los sueños en metal,
de regar invisible las flores,
en el blanco papel de la memoria.

Si todo lo que tiene nombre es…
las nuevas flores,
habrá que nombrarlas.